Página inicial. Editorial Point de Lunettes. Página inicial. Editorial Point de Lunettes.
 
 
 

Colecciones > Esquenocomo >

Ficha técnica del libro

Daniel Morales: Diccionario de filosofía.


Daniel Morales.
Diccionario de filosofía.
Año de edición: 2010.
Tamaño 8º, 30 pp.
Tipos: Jansοn Text y Gill Sans.
Tirada: 600 ejemplares.
Ilustración de cubierta delantera: Collage digital de Mª Jesús Casermeiro Castro.
Imprimió: Entornó Gráfico (Maracena, Granada). Encuadernó: Olmedo Hermanos.

 

Bio-bibliografía del autor:

Daniel Morales (Villamartín, Cádiz, 1983) estudió en Málaga la carrera de Filosofía, compaginándola a ratos con el muy filosófico trabajo de limpiador de cristales. Después se fue a vivir a Santiago de Compostela, y como allí llovía mucho y lo de limpiar cristales no tenía futuro, se puso a mandar cuentos a concursos para ganarse la vida. La vida, por supuesto, aún no se la ha ganado, y quizá por eso, entre otras cosas, empezó en 2007 el doctorado en Salamanca, aunque pronto se dio cuenta de que tampoco así iba a resolver el problema de la existencia. Ahora vive en París, donde, dice, a duras penas se gana el pan. Sigue sin tener ni idea de qué hay que hacer para ganarse la vida, pero espera que una revelación o un golpe de suerte en la Lotería le orienten un poco. Entretanto, ha probado a escribir poemas, porque es más barato que el psicoanálisis y ha oído decir que no hay nada como la poesía para desenredar las ideas.

Sinopsis del libro

Los poemas de Diccionario de filosofía, libro ganador del Premio García Lorca de poesía en la edición de 2009, bajo el disfraz de una hábil trama filosófica prosaica, nacen de la realidad y, a partir de ella, elaboran un material poético sutil, obteniendo importantes logros líricos de asuntos que, en un principio, no parecían objeto de un poema...


 

Texto (pág. 20):

CATARSIS

Siempre es lo mismo: algo en tu mirada mira más
de lo normal, mira tan adentro que me encojo
para no morir aplastado, mira tan lejos
que me hago inmenso, crezco, multiplico mis brazos
para abarcar tu mirada, y fracaso. Es entonces
cuando empiezo: con crueldad de pecador converso
hurgo en tus puntos débiles, exprimo recuerdos
que sé que te hieren, escavo en nuestro pasado
compartido y muerdo con saña su piel sensible,
me encarnizo en tus lágrimas como en un muñeco
de trapo, te odio, de veras que te odio, y me aquieto,
me consuelo en tu llanto: por un instante olvido
que tengo tanto miedo de volver a perderte.

 

Reseñas de prensa