Página inicial. Editorial Point de Lunettes. Página inicial. Editorial Point de Lunettes.
 
 
 

Colecciones > Esquenocomo >

Ficha técnica del libro

Pedro Fuentes:El nombre de la luz oscura.

Prólogo: Manuel García.
Año de edición (2015).
Tamaño 8º, 173 pp.
Tipos: Janson text y Gill Sans.
Impreso a doble tinta.
Tirada: 1200 ejemplares.
Imprimió: Entorno Gráfico (Atarfe, Granada).
Encuadernó: Olmedo Hnos.

 

Portada

Bio-bibliografía del autor:

Pedro Fuentes. Madrid  (1962), artista multidisciplinar y profesor de Arte y Comunicación audiovisual en la EAA, tras veinticuatro años de experiencia empresarial en el área financiera, a partir del 2003 desarrolla su labor docente en diversas instituciones públicas y privadas del ámbito humanista y artístico, impartiendo conferencias relacionadas con sus ensayos cinematográficos y el mundo del arte. Su cine y música experimental e independiente, es compositor sinfónico de Sony ATV Music Publishing, quedan reflejados en sus personalísimos e íntimos cortometrajes, así cómo en sus novelas y ensayos.

La Fundación Excelentia presentó en la Fundación Lázaro Galdiano su concierto “El sueño de las meditaciones” en marzo de 2015.

Humanista por la UNIR, Bachelor en Fine Arts, MBA y economista (UCM y P.W. University de los Ángeles). En la actualidad trabaja en el ensayo “La ausencia kantiana en el arte actual” y su cuarta novela.

Con Point de lunettes ha publicado los libros de ensayo Una mirada clásica: cine y conciencia y Cine y tradición clásica.

Sinopsis del libro

[…] En realidad lo que Pedro Fuentes trata en su novela es de la figura del genio creador. Por eso el protagonista es Turner. Ese genio va desarrollándose hábilmente gracias a una trama narrativa en donde se va saltando desde el presente al pasado de forma natural, produciéndose un viaje en la mente del lector desde el Romanticismo hasta las primeras décadas del siglo XXI, pasando por la época decimonónica. En todos estos saltos temporales, la trama narrativa evoluciona con naturalidad, los personajes se transforman, cambian si es preciso de nombre, aunque no de esencia, y van adaptándose, llevando una linea común a lo largo del tiempo. Hay una personalidad que, de forma convincente, existe desde Turner hasta inicios del XXI y que se reencarna en la voz del narrador. No creas, lector, que es fácil contar esos saltos temporales en una novela con la naturalidad con la que aquí se cuentan. En este sentido, juega un papel importante el uso hábil del género epistolar en el libro, y de la primera persona: El libro se ve dentro de una tradicción cuyo icono es el Werther de Goethe. […] (Fragmento del prólogo).