Página inicial. Editorial Point de Lunettes. Página inicial. Editorial Point de Lunettes.
 
 
 

Colecciones > Cálizverde y Criacuervos >

Ficha técnica: Flores del tiempo.

Jesús Munárriz: Flores del tiempo.


Año de edición (2003).
Tamaño 8º, 135 pp.
Tipos didot.
Impresión a doble tinta (negro y bermellón)
Viñetas de Mª Jesús Casermeiro .
Tirada: 1000 ejemplares.
Imprenta Girón (Huelva)

 

Bio-bibliografía del autor:

Jesús Munárriz (San Sebastián, 1940), donostiarra, navarro y madrileño, es licenciado en filología germánica, poeta, traductor y editor (desde hace 30 años dirige la prestigiosa editorial Hiperión). Como traductor, vertió en la lengua castellana a escritores como Louis Aragon, H. Arp, Fredrich Hölderlin, H. Heine, Rilke, P. Celan, Pessoa, Andrade y tantos otros… Como poeta, es autor de más de una decena de libros: Viajes y estancias y De aquel amor me quedan estos versos (1975), Cuarentena (1977), Esos tus ojos (1981), Camino de la voz (1988), Otros labios me sueñan (1992), De lo real y su análisis (1994), Corazón independiente (1998), Nada más que la verdad (1998), Viento fresco (2000), Viva Voz (canciones, 2002), Artes y oficios (2002), Flores del tiempo (2003), Viajes y estancias (edición acompañada de collages del autor, 2005).

 

Sinopsis del libro

Flores del tiempo es un libro que contiene una poesía de corte civil, muy comprometida socialmente, pero al mismo tiempo muy lírica, con reflexiones continuas sobre el ser, la historia y el tiempo. En la variedad de registros, tonos y formas métricas (especialmente hábil se muestra con el alejandrino y el endecasílabo) encuentra este libro su carácter unitario. Sentimiento y claridad es la poética que ofrece Munárriz, frente al hermetismo y al esteticismo. Poesía profundamente vital, hecha de la misma sustancia de los autores clásicos, extraída de la realidad de la experiencia para una lectura serena y reflexiva.

 

Texto (páginas 126 a 128)

ORACIÓN



Por cuantos atormenta el desamor
y a nadie tienen y de nadie escuchan
una palabra de consuelo nunca,
esta oración sin dios.


Por los que no poseen y no ven
sino miserias y necesidades,
por los que pasan frío y pasan hambre,
esta oración sin fe.


Por los niños que sufren en las guerras,
por los niños que mueren en las guerras,
por los niños que matan en las guerras,
esta oración ingenua.


Por los que tienen que vender su cuerpo
para sobrevivir, y sobremueren,
por quienes ni a sí mismas se poseen,
este dolido ruego.


Por los que nacen seropositivos,
esqueletitos ávidos de vida,
por las más inocentes de las víctimas,
este escéptico ruego.


Por los que no han tenido más remedio
que renunciar a lo que más amaban,
por los que ya han perdido la esperanza,
este baldío ruego.


Por secuestrados y por torturados,
por desaparecidos, por raptadas,
violadas y clitoritomizadas,
esta plegaria en vano.


Por las esclavizadas por sus hombres,
por las prostituidas por sus hombres,
por las asesinadas por sus hombres,
esta oración de un hombre.


Por los que no poseerán la tierra,
por los que nunca subirán al cielo,
por los que no saldrán del agujero,
esta oración atea.


Por los que morirán analfabetos,
de cariño, de amor, de simpatía,
por los que vivirán sin poesía,
esta oración en verso.


Por los que nunca rezan pues no tienen
ni qué rezar, ni a quién, ni saben cómo,
ni lo quieren, ni cantan en el coro,
este rezo rebelde.


Esto pedimos no se sabe a quiénes,
esto imploramos puede ser que a nadie,
nuestra oración como una flor se abre
de vida breve.

Reseñas de prensa