Página inicial. Editorial Point de Lunettes. Página inicial. Editorial Point de Lunettes.
 
 
 

Colecciones > Esquenocomo >

Ficha técnica del libro

Antonio Mochón: Alguien empieza a hablar en una casa.

Año de edición: 2008.
Tamaño 8º, 72 pp.
Tipos: Janson Text y Gill sans.
Tirada: 650 ejemplares.
La imagen de cubierta delantera es la reproducción en blanco y negro de un cuadro de Ricardo García.
Imprimió: Entorno Gráfico (Maracena, Granada).
Encuadernó: Olmedo Hermanos.

 

Bio-bibliografía del autor:

Antonio Mochón (Armilla, 1980) cursó estudios de Traducción e Interpretación y de Teoría de la Literatura y Literatura Comparada. Ha publicado los poemarios Cruel y mimosa (Premio Genil, Diputación de Granada, 2004), La estación perdida (Premio Villa de Peligros, Diputación de Granada, 2005) y Lugares de tránsito (Accésit “Premio García Lorca”, Universidad de Granada, 2005). Sus poemas han sido traducidos al árabe con motivo de las Jornadas hispano-palestinas de poetas jóvenes realizadas en el año 2006 y han aparecido algunas en publicaciones literarias (Extramuros, Entrerríos, Letra Clara y en Salina, dentro de una antología de poesía joven granadina). En el año 2007, una selección de sus poemas formó parte de la antología de poetas andaluces editada por la Diputación Provincial de Huelva. Recientemente ha colaborado con el pintor Ricardo García en diversas exposiciones de carácter interdisciplinar entre poesía y pintura.

 

Sinopsis del libro

Alguien empieza a hablar en una casa nos ofrece, en torno a la imagen de la casa, un conjunto complejo de insinuaciones en clave elegíaca (un ejemplo es la casa ya cerrada para siempre de la infancia). El poeta se mueve en un abanico amplio de registros con detalles de maestría en el dominio del sonido del verso (rimas en caída y de palabras partidas, encabalgamientos audaces etc.) tanto en el verso libre como en formas cerradas. Entre el rico mundo interior y formal que propone la lectura de este libro se deslizan homenajes a autores clásicos y contemporáneos.

 

Texto (página 18):

REMIENDO

Me acompaña y no está. No tiene gesto,
ni nombre, ni siquiera a sí se tiene,
y absorbe, no sé cómo, este lenguaje
de calandrias sin tiempo. Porque esto
de darse es lo del campo, y es que viene
enero y los olivos con su traje
arrasado, y nosotros caminando
un año más. ¿Quién me acompaña? ¿Quién
este verso me ha escrito y se está dando
como lluvia, como consuelo que en
su compañía abrevo? No tenía
gesto ni nombre, pero está latiendo
a golpes de calor, callada entraña
donde mi boca estorba a la alegría,
yo lo oigo venir y es mi remiendo:
pensaba que iba solo y me acompaña.

 

Reseñas de prensa