Página inicial. Editorial Point de Lunettes. Página inicial. Editorial Point de Lunettes.
 
 
 

Colecciones > Los libros perdidos >

Ficha técnica del libro

Ramón Pérez de Ayala: Ramoneo.


Prólogo y edición de Andrés Amorós.


Año de edición(2005).
Tamaño 8º, 140 pp.
Tipos didot.
Tirada: 1000 ejemplares.
Imprenta Cosano, (Estepa, Sevilla)

 

Sinopsis del libro

Ramón Pérez de Ayala (Oviedo, 1880 – Madrid, 1962) fue un escritor perteneciente a la generación del Novecentismo, junto a escritores como José Ortega y Gasset, Gabriel Miró, Gregorio Marañón, Américo Castro etc. De espíritu republicano, muy preocupado por la mejora de su país, colaboró con la generación de intelectuales más brillantes que hubo en nuestro país, desde las ciencias a las artes, posibilitando la llegada de la Generación del 27 y la llegada de la II República Española, truncada por la Guerra Civil. Llegó a ser embajador de Inglaterra para la República de España, desde donde, acabada la Guerra Civil, tuvo que quedar exiliado. Fue conocido principalmente como novelista de avanzadas ideas republicanas y comprometido socialmente con la situación histórica de atraso que sufría España. Desde la anticlerical A.M.D.G. a Belarmino y Apolonio, pasando por las “Novelas poemáticas” (Prometeo, La caída de los limones, Luz de domingo), Pérez de Ayala hace una novela de ideas sociales y filosóficas, muy crítica con la realidad. A pesar de que en su época tuvo muchos lectores, siendo incluso propuesto para el premio Nobel, los elevados asuntos y la manera intelectual de tratar los temas, hicieron que sus novelas quedaran relegadas a la lectura de una minoría. Como poeta publicó cuatro libros en vida, de La paz del sendero a Ramoneo y como ensayista escribió sobre temas históricos (La 1ª Guerra mundial, políticos y sobre toros: Las máscaras)


Ramoneo fue un raro libro de corta tirada (150 ejemplares) publicado exquisitamente en Londres por Manuel Altolaguirre y Concha Méndez en un suplemento de la revista 1616. Contiene poemas que el autor asturiano había incluido en sus diferentes novelas como válvula de escape líricas para expresar ideas universales derivadas de las diferentes tramas narrativas (al igual que ya antes habían hecho Goethe y Cervantes). De estos poemas destacan los romances narrativos de Luz de domingo, verdadero intento de recuperar el romancero a la manera que ya había intentado Antonio Machado en La tierra de Alvargonzález, criticado la España más negra y la negra crueldad del hombre ibero. Tienen estos romances el mejor gusto del Romancero tradicional. Tras los poemas, se edita en esta edición la reflexión en prosa Alegato “Pro domo mea”, donde su autor trata de explicar qué significa la poesía para él y para los demás en el contexto de la sociedad actual. Es un texto muy lúcido y moderno de poética.

 

Texto (páginas 82-83)




Pobre Castilla la llana,
que no puede ver el mar.
Pobre terruñero, adscripto
a la gleba de un erial.
Con quebranto, de vosotros
me parto. Con Dios quedad.
Pueblo sobrio, pueblo hidalgo,
prez de hidalguía cabal;
triste de ti, que la infamia
llegó a meterse en tu hogar.
Adiós por siempre. Me parto
no sé adónde. A un más allá.
Partíos todos conmigo.
Sembrad las tierras de sal.
Maldito de Dios el pueblo
que se deja amiseriar,
que humilla su cuello al yugo
y moja en llanto su pan.
Malhaya aquel que, cobarde,
se deja mal gobernar.


Quédense los regidores
solos, un tal para un cual.
¡Cómo sopla alegre el viento!
¡Qué azul y blanco está el mar!
El galeón se impacienta
cual potro ensillado ya.
Marinos levan el ancla
con gritos de libertad.
Las velas tiemblan, como alas
congojosas por volar
del reino de la mentira
al reino de la verdad.
Timonel, rige la caña.
Corta la amarra, rapaz.
Salió mar adentro el buque,
con rumbo a la Eternidad.

Reseñas de prensa