Página inicial. Editorial Point de Lunettes. Página inicial. Editorial Point de Lunettes.
 
 
 

Colecciones > Esquenocomo >

Ficha técnica del libro

Natalia Macías: La tierra sudada


Natalia Macías.
La tierra sudada (junto a With or Without you de Ángel Talián).
Año de edición: 2010.
Tamaño: 8º, 26 pp.
Tipos: Jansοn Text y Gill Sans.
Tirada: 600 ejemplares.
Fotografía de cubierta delantera de Manuel García.
Imprimió: Entornó Gráfico (Maracena, Granada). Encuadernó: Olmedo Hermanos.

 

Bio-bibliografía del autor:

Natalia Macías Román nació en Sevilla en 1976. Está licenciada en Filología Árabe y en Periodismo por la Universidad de Sevilla. Obtuvo una beca investigadora de la Agencia Española de Cooperación Internacional para Marruecos, donde vivió durante dos años, lo cual le permitió ahondar un poco más en una de sus grandes pasiones, que es el mundo árabo-islámico. Ha trabajado en diversos medios de comunicación andaluces como Diario de Sevilla o Canal Sur y en estos momentos trabaja en un gabinete de comunicación. Su obra ha obtenido algunos premios como el premio Federico García Lorca de la Universidad de Granada que obtuvo este relato titulado La tierra sudada, o el XIII Premio María de Maeztu que ganó con su relato El hospital de las mujeres.

Sinopsis del libro

La tierra sudada es un relato sugerente y lleno de humanidad en el que, bajo el pretexto de un viaje en autobús, un personaje va desliando poco a poco su historia y su alma atormentada entre el campo y la ciudad.

Texto (pág. 18)


 

Texto (pág. 9).

La espera

Ismail ha esperado durante un año la carta de su nieto Hussain. Sentado en su silla de madera de cedro ha visto pasar los días sin que llegase respuesta. El viejo Ismail ha llegado a sentirse como el protagonista de una novela que leyó hace años, durante un tiempo parecía que era el viejo coronel esperando noticias que nunca llegaban. Hoy gracias a Dios, El Clemente, El misericordioso, tiene ese trozo de papel en su mano.
Um Said la ha traído, ha tardado más de la cuenta, está muy mayor y tiene demasiados kilos encima que la están asfixiando. Ismail la ha visto subir por la colina, resoplando, embutida en una chilaba azul cielo que hoy más bien parece gris; el hiyab fuertemente atado, sin dejar asomar un solo cabello y unas chanclas de plástico que algún turista accidental dejó olvidadas en su decrépita pensión.

Posteado Ayer a las 20:45

 

Reseñas de prensa