Página inicial. Editorial Point de Lunettes. Página inicial. Editorial Point de Lunettes.
 
 
 

Colecciones > Esquenocomo >

Ficha técnica del libro

Javier Egea:Paseo de los tristes.





Año de edición: 2010.
Prólogo de Antonio Sánchez Trigueros.
Serie azul. Colección de poesía
Tamaño 8º, 106 pp.
Tipos: Janson Text y Gill sans.
Impresión a doble tinta
Tirada: 1000 ejemplares.
Ilustración de cubierta: Collage digital de Mª. Jesús Casermeiro.
Imprimió: Entorno Gráfico (Maracena, Granada).
Encuadernó: Olmedo Hermanos.

 

Bio-bibliografía del autor:

Javier Egea (1952 - 1999) puede ser considerado en la actualidad sin exagerar, en palabras de Antonio Sánchez Trigueros, "uno de los grandes poetas de nuestro tiempo". Publicó Serena luz del viento (1974), A boca de parir (1976), Troppo Mare (1980), Paseo de los tristes (1982), La otra sentimentalidad (en colaboración con García Montero y A. Salvador), Argentina 78 (1983) y Raro de Luna (1990). Su obra recibió los galardones "Antonio González de Lama" (por Troppo Mare) y el "Premio Internacional de poesía Juan Ramón Jiménez" (por Paseo de los Tristes).

Sinopsis del libro

Paseo de los tristes es el libro más representaivo de Javier Egea. Desde su aparición el libro tuvo una importante repercusión en la crítica y en los lectores, convirtiéndose en un icono de su generación. Esta edición aporta el cuidado en la publicación de los textos originales del autor y el prólogo de Antonio Sánchez Trigueros, que analiza objetivamente, con la perspectiva que da el tiempo transcurrido desde su aparición en 1982, la repercusión del libro en el panorama literario de los años 80 y su perviviencia posterior.

 

Texto (página 33)


En la radio dijeron que saliste temprano,
la falda azul, camisa con dibujo,
el pelo negro y lacio,
la mirada de siempre.

Decían que eras alta y joven, casi triste,
que ni siquiera hablabas por no perder el paso,
que te habías marchado de la vida
por un extraño amor.

Yo sentí como un vómito, pero miré a la calle:
no era posible verte tan sola, tan distante,
tan desaparecida,
tan imposiblemente ajena del naufragio.

Sin embargo vinieron,
vinieron a mi casa a preguntar.