Página inicial. Editorial Point de Lunettes. Página inicial. Editorial Point de Lunettes.
 
 
 

Colecciones > Esquenocomo >

Ficha técnica del libro

Lauren Mendinueta: La vocación suspendida.

Año de edición: 2008.
Tamaño 8º, 90 pp.
Tipos: Janson Text y Gill sans.
Tirada: 2000 ejemplares.
La imagen de cubierta delantera reproduce una fotografía de Gabriel Fernández.
Imprimió: Entorno Gráfico (Maracena, Granada)
Encuadernó: Olmedo Hermanos.

 

Bio-bibliografía del autor:

La vocación suspendida es el sexto libro de Lauren Mendinueta (Colombia, 1977). Antes publicó tres poemarios y la biografía Marie Curie, dos veces Nobel, más una antología de sus poemas titulada Poesía en sí misma (Universidad Externado de Colombia, 2007). Ha recibido varios reconocimientos entre los que destacan el Premio Departamental de Poesía del Ministerio de Cultura de Colombia (1998), el Premio Festival Internacional de Poesía de Medellín (2000), el Premio Nacional de Poesía Universidad Metropolitana (2000) y el Premio Martín García Ramos (2007) que obtuvo con este libro. Su nombre aparece en importantes antologías como Por los bellos, por los verdes países (Bogotá, 2002), Poesía entre dos mundos (Austria, Viena 2004), Trilogía poética de las mujeres en Hispanoamérica (México, 2004) o Una gravedad alegre (Valladolid, 2007). Sus trabajos han sido traducidos al inglés, italiano, alemán y ruso. Desde el 2005 vive en Europa.

 

Sinopsis del libro

“La vocación suspendida es un poemario orgánico, cerrado, completo: una teoría del “dolorido sentir”, tensa hasta el desgarramiento y, a la vez, contenida. Lo suficientemente contenida como para permitir una lectura analítica y serena, que no es poca virtud y maestría. Lauren Mendinueta se revela aquí como una de las voces más individualizadas de su generación. Una voz extraordinariamente madura, dueña de sus recursos, que ha sabido edificar una tradición a su medida, sin dejarse dominar por ella”
    (Jon Juaristi, fragmento del Prólogo)

 

Texto (página 62-63):

YO, MARINA TSVIETÁIEVA

Me acuerdo de libros sagrados
y de otros que no son más que cifras,
lo elevado no incluye lo grande.

Recuerdo días en los que se dijo de mí:
“Eres una bruja”
y otros en los que terminé encerrada por el miedo
en la jaula de la santidad.
El jorobado paga por su joroba,
el ángel por sus alas en la tierra.

Lo que siento no tiene cuerpo
y otros lo miran como si fuera estéril,
–sólo  la carne se preña y se pudre–.
Todo se le ha dado al inocente y más al que todo lo sabe.

Yo, Marina Tsvietáieva
pienso en mí como en una flor recién segada
de mayor estatura que los hombres.
La jirafa es su cuello.

Mi vientre se ha hinchado numerosas veces,
y tres veces ha escupido su fruto:
las caras de mis hijos amados y de los menos amados
transparentes  y cortantes como el vidrio.
Yo, Marina Tsvietáieva, la testigo de esa historia
cortada en dos por la espada de Yalta,
doy fe de una mitad aún sin voz: la mía.

 

Reseñas de prensa