Página inicial. Editorial Point de Lunettes. Página inicial. Editorial Point de Lunettes.
 
 
 

Colecciones > Esquenocomo >

Ficha técnica del libro

Ángel Talián: With or without you (junto a La tierra sudada de Natalia Macías).


With or without you (junto a La tierra sudada de Natalia Macías).
Año de edición: 2010.
Tamaño: 8º, 58 pp.
Tipos: Jansοn Text y Gill Sans.
Tirada: 600 ejemplares.
Ilustración de cubierta delantera de Mª Jesús Casermeiro Castro.
Imprimió: Entornó Gráfico (Maracena, Granada). Encuadernó: Olmedo Hermanos.

 

Bio-bibliografía del autor:

Miguel Ángel Rodríguez (Ángel Talián) nació en Madrid en 1985. Estudió Filología Hispánica en la Universidad de Granada. Trabaja como actor, profesor y director de teatro. Participó en el Festival Internacional de Poesía de Granada del 2007. Es miembro de la Asociación del Diente de Oro, en la que codirigió el ciclo de recitales Vitolas del Anaïs. Ha publicado la plaquette El último verano. De mayor quiere ser escritor..

Sinopsis del libro

With or Without You, mención del premio Federico García Lorca de la Universidad de Granada (2009) en su modalidad de cuento, recoge tres relatos en los que, de forma original, se entrelazan tres mundos distintos: la Historia reciente de Occidente, el universo de la radio y el mundo del arte contemporaneo, con un estilo que va de lo ingenioso y capcioso a lo melancólico y lo lírico.

Texto (pág. 18)


 

Texto (pág. 15).

Cuarto de prima

Encarna se deslizó dentro de la casa del Sr. Rinzetti a las siete y cinco del martes. Cinco minutos tarde, rechinaron sus dientes como si se castigase a sí misma. Ella siempre llegaba en hora. No fallaba nunca, en cinco años, clavaba las siete. Menos hoy. Llegar tarde era un síntoma de muerte. Era un síntoma de muerte porque para quien no es importante ser puntual no hay nada que le retenga. Si te da igual no llegar en hora, no hay nada ni nadie que te importe. Qué hay entre el cero y el uno, el infinito y la nada. A las siete llegaba siempre. Desde hacía cinco años. Llegaba a esa casa triste, o por lo menos ella siempre la veía triste, oscura y desordenada. Parecía deshabitada, desde el primer día que cruzó el umbral de la puerta. A Encarna le recordó al documental sobre el Polo Norte que echaron ayer después de comer y que vio a trozos entre cabezada y cabezada. Aquella casa, pensó, era como el invierno allí arriba, sin apenas horas de luz, más fría que el hielo.

 

Reseñas de prensa